domingo, 16 de diciembre de 2012

DISMINUCIÓN MUNDIAL DE GRANDES ÁRBOLES VIEJOS


Fotografía de la Pícea solitaria de Noruega, cuyas raíces tienen 9.950 años, es el árbol vivo más antiguo del mundo. (Foto: Universidad de Umeå)

Los organismos más grandes del planeta Tierra, los enormes y viejos árboles que albergan y dan sustento a innumerables aves y a otros animales salvajes, están muriendo, es la voz de alerta que emite un informe realizado por tres de los ecologistas más importantes del mundo y que ha publicado la revista Science. Sus estructuras trapezoidales en los bosques, sabanas, paisajes agrícolas y áreas urbanas son únicas para las funciones ecológicas no previstas para los árboles más pequeños. Las poblaciones de grandes árboles viejos están disminuyendo rápidamente en muchas partes del mundo, con graves consecuencias para la integridad de los ecosistemas y la biodiversidad.

Los científicos advierten que se está produciendo un alarmante aumento de la tasa de muertes de árboles de entre 100 y 300 años en muchos de los bosques, sabanas, áreas de cultivo e incluso ciudades del mundo, debido al incremento poblacional y utilización de las áreas en la construcciones de viviendas, entornos comerciales o industriales. 
"Es un problema global, que parece estar dándose en la mayoría de los tipos de bosques del planeta", afirma el autor principal del informe, el profesor David Lindenmayer, del Centre of Excellence for Environmental Decision de Australia (CEED) y de la Australian National University, en un comunicado del CEED, que junto a sus colaboradores, Bill Laurance, de la James Cook University de Australia, y el profesor Jerry Franklin, de la Universidad de Washington, en Estados Unidos han escrito en Science. 
 "Las grandes árboles viejos son esenciales en muchos ambientes naturales o dominados por los humanos. Estudios realizados en ecosistemas de todo el mundo sugieren que las poblaciones de estos árboles están disminuyendo rápidamente", escriben en la revista.
La presente investigación señala, por tanto, “la urgente necesidad de identificar las causas de la acelerada pérdida de los grandes árboles viejos, así como de desarrollar estrategias para mejorar la gestión de estas especies... Sin cambios en las políticas, estos grandes árboles disminuirán o desaparecerán de muchos entornos, lo que conllevará un deterioro del funcionamiento de su biota (*)  y de sus ecosistemas", alertan los investigadores.

Por otra parte, un estudio de 30 años de duración sobre bosques australianos de gomeros gigantes o eucaliptus regnans (también conocidos como fresnos de montaña australianos) confirmó que los grandes árboles antiguos no solo estaban muriendo en masa como consecuencia de los incendios forestales, sino que también estaban pereciendo a una tasa diez veces superior a lo normal en años sin incendios, en apariencia debido a la sequía, las altas temperaturas, la tala y otras causas. 
Este alarmante declive de los viejos árboles en bosques de tantos y diferentes tipos parece estar ocasionado por una combinación de factores, como la tala de bosques, las prácticas agrícolas, la explotación maderera, el ataque de insectos o los cambios climáticos acelerados, explica Jerry Frankllin. 
Los autores del informe comparan la pérdida global de los grandes árboles con la tragedia padecida por los mayores mamíferos del mundo: los elefantes, los rinocerontes, los tigres y las ballenas, y afirman que casi en ningún de los programas para la conservación de especies cuentan con medidas capaces de frenar de manera eficiente el declive de los grandes árboles. Por eso, piden que se haga una investigación global y que se tomen urgentes medidas para aminorar un desastre provocado por los mismos seres humanos.
La imagen que inicia esta entrada,  de la antigüedad de las  raíces de la Pícea Solitaria de Noruega, hace tomar conciencia que está en nuestras manos evitar  la deforestación.
Fuente: Science / Tendencias 21 / El Mundo.es
Glosario: (*) Biota = conjunto de la flora y la fauna  en una región