jueves, 6 de diciembre de 2012

ENVEJECIMIENTO RENAL Y LAS INTERVENCIONES TERAPÉUTICAS


Imagen_ Filtrado de la sangre, los desperdicios pasan a la vejiga - Crédito_ Wikimedia Commons

Frecuentemente no está debidamente considerado el deterioro de la función renal característica del envejecimiento humano y tiene consecuencias clínicas muy relevantes.
Aunque en general se acepta que el envejecimiento conlleva un deterioro progresivo de la función renal, esto no es del todo cierto. Estudios epidemiológicos clásicos han demostrado que el declinar de la filtración glomerular (FG) es evidente en aproximadamente el 30% de los individuos de una población, mientras que otro 30% envejecen sin modificaciones significativas de este parámetro. El resto de los individuos muestran una reducción leve y progresiva del proceso de filtración.
Considerando estas cifras, y teniendo en cuenta que los cambios demográficos de los países desarrollados están condicionando un claro envejecimiento poblacional, se puede afirmar que la insuficiencia renal es un problema cuantitativo de primera magnitud.
Los riñones se encuentran entre los órganos afectados por el proceso de envejecimiento. Riñones y envejecimiento se caracterizan por la progresiva cicatrización y una medible disminución en la función renal. 
Las deficiencias en la función renal se asociaron con la mortalidad en todas las poblaciones. Por lo tanto, si la edad de los riñones a una velocidad acelerada con relación a los otros órganos en un individuo en particular,  se puede revertir o detener, este puede ser una estrategia útil terapéuticamente para tratar de postergar el proceso de envejecimiento renal. En esta revisión, se discute la fisiología y patogénesis del envejecimiento renal y se analizan posibles estrategias terapéuticas para frenar el proceso de envejecimiento en los riñones.
Fuente: Revista   Hypertension Research 35  dic.2012
Texto completo:
Enlace adicional: Revista de Nefrología /imagen Wikimedia Commons

BAJA INGESTA DIARIA DE SAL ESTÁ RELACIONADA CON LA ALBUMINURIA EN PACIENTES CON DIABETES TIPO 2


Cristales de sal refinada vistos de cerca, esta sal es moderna y extraída de vaporizadores al vacío, esa es la razón de la igualdad en los granos. Crédito: Wikipedia

El propósito de un cuidado en el largo plazo para los pacientes diabéticos, es prevenir el desarrollo de complicaciones diabéticas. Tanto la diabetes mellitus y la hipertensión, son factores de importantes riesgos para la nefropatía diabética y la enfermedad cardiovascular. Por lo tanto, es importante  el control de la presión sanguínea como la glucosa en la sangre, con el propósito de prevenir complicaciones microvasculares y macrovasculares.

De acuerdo a los últimos informes, el alto y bajo consumo de sal,  está asociado al mayor riesgo de eventos cardiovasculares en el ser humano. El objetivo de este estudio fue investigar la relación entre la ingesta diaria de sal y la albuminuria, un indicador de la nefropatía diabética y la enfermedad cardiovascular en pacientes con diabetes 2.  

Se clasificaron 270 pacientes con diabetes tipo 2, que no recibían medicación antihipertensiva, en cuatro grupos según su consumo de sal diario [<8,8 – 10, 10 -12 y> 12 g. por día]. Se investigó la relación entre la ingesta diaria de sal y el algoritmo de la Excreción Urinaria de Albúmina [EUA - en español / UEA - Urinary Albumin Excretion en inglés]. Un análisis multivariante de regresión lineal, se utilizó para evaluar si la ingesta diaria de sal de forma independiente, estaba correlacionada con el algoritmo de los UEA; además, se evaluó la contribución de las variables, como la edad, sexo, la duración de la diabetes, índice de masa corporal, presión arterial sistólica, la hemoglobina A 1c, lipoproteínas de baja densidad del colesterol, triglicéridos, creatinina sérica, la ingesta de alcohol, el tabaquismo y la ingesta diaria de sal -10 en la albuminuria, definida como una UAE >30 mg. G-1 de creatinina, mediante un análisis de regresión logística múltiple. 



Correlación entre cuarteles de la ingesta diaria de sal y el logaritmo de la excreción urinaria de albúmina. Crédito  Hypertension Research


El Logaritmo de los UEA fue menor en el tercer cuartel de la ingesta diaria de sal. El análisis multivariado de regresión lineal, demostró que el logaritmo de los UEA se correlacionó significativamente con el término cuadrático de la ingesta diaria de sal centrada a 10 gramos por día [B = 0,170, p = 0,008].  El análisis multivariado de regresión logística demostró que la proporción de posibilidades [95% de intervalo de confianza] de la albuminuria fue 3,996 [1,295 a 12,327,  p = 0,0016] en pacientes cuya ingesta de sal diaria era inferior a 8 gramos por día en comparación a los pacientes cuya ingesta de sal diaria era de 10 a 12 gramos por día.

En conclusión, la baja ingesta de sal se correlacionó con la albuminuria en pacientes con diabetes 2, que no recibían medicación antihipertensiva.
Fuente: Revista Hypertension Research
Texto completo en: