martes, 30 de octubre de 2012

MENINGITIS MENINGOCÓCICA / MENINCOCCEMIA


En la actualidad, nuestro país (Chile) está registrando un incremento en los casos de Meningitis Meningocócica detectada  desde mediados del presente año.
Esta enfermedad se produce por la inflamación de la meninge, membrana que recubre el cerebro, y puede ser causada por un virus, una bacteria o un hongo. Ante un eventual diagnostico requiere atención inmediata a fin de evitar, ante un caso grave,  un fatal desenlace.

La meningitis meningocócica detectada, sería una mutación de los serotipos conocidos hasta el momento en Chile,se denomina cepa W135,  bacteria que en general afecta a otros países y que podría haber llegado con el ingreso de algunas personas infectadas. La población más expuesta, son los niños de 4 años, sin dejar de considerar que los adultos también pueden contagiarse.

Es importante estar alerta a los síntomas; por cuanto la meningitis puede producir rigidez en la nuca, dolor de cabeza intenso, irritabilidad, fiebre alta difícil de bajar, vómitos, intolerancia anormal a la luz o a los sonidos, trastornos de la conciencia  y en algunas ocasiones, diarrea.
Ante esta sintomatología, es fácil confundirla con otras patologías, haciendo conveniente estar atento, especialmente con los niños pequeños por tener mayor dificultad en explicar sus síntomas, y con adultos mayores. 

Se estima que  aproximadamente un 20% de la gente puede ser un eventual portador asintomático de la meningitis, en especial adultos y adolescentes, lo cuales pueden trasmitir la enfermedad a los más pequeños.
Aún cuando también afecta a personas adultas, el grupo de mayor riesgo está entre los 9 meses y los 4 años.
Es importante no exponer a los menores de 4 años al contacto con personas que presenten cuadros febriles o gripes, como así mismo, mantener una constante ventilación de los hogares.

La meningitis progresa con mucha rapidez, por lo que el diagnóstico y tratamiento precoz es importante para prevenir secuelas severas o el deceso del afectado.
Aún cuando cualquier persona puede contraer meningitis, es una enfermedad especialmente frecuente en  niños y personas inmunodepremidas.

En el caso que se presenten erupciones en la piel, se estaría en presencia de una forma particular de meningitis,  la meningococcemia.

 Neisseria Meningitidis

La menningococcemia es la infección sistemática causada por la bacteria Neisseria Meningitidis, que es un diplococo Gram (-), que tiene varias cepas siendo las más frecuentes la A, B, C, Y, W135 que son las que causan con mayor frecuencia, enfermedades en los seres humanos, sobre todo, sistémicas.
Según información general, la detectada en nuestro país correspondería  a la rebelde variante de la cepa W-135.

Los factores de riesgo que se deben tener en cuenta, está  la exposición al humo del tabaco ambiental por estar asociado con  meningitis y otras graves infecciones; también algunos tipos de meningitis bacteriana se contagia a través del contacto directo con secreciones de la boca o garganta de una persona infectada (por ejemplo, al besar); otro factor de riesgo es un sistema inmunitario debilitado debido a tratamientos prolongados con glucocorticoides, deficiencia del complemento C1-C4, diabetes militus, insuficiencia renal y alcoholismo.
Es recomendable que las personas muy cercanas al paciente con meningitis meningocócica reciban un tratamiento preventivo para evitar una eventual infección.

Por consiguiente, estar alerta, en especial con los menores de edad, ante cualquier duda, reaccionar rápidamente llevando al afectado al centro médico más cercano.
Fuente: MINSAL/Biblioteca Médica/Wikipedia/ TVN-Chile / Universia Chile  /