lunes, 22 de octubre de 2012

METEORITO EXPLOTA Y CAE EN EL ÁREA DE SAN FRANCISCO



El pasado miércoles 17 de octubre, explotó un pequeño asteroide sobre el área de San Francisco Bay, EE.UU., es  la conclusión que  llega desde el Centro de Investigación Ames de la NASA  Peter Jenniskens.

La triangulación de datos obtenidos por cámaras de vigilancia de meteoros, determinaron la trayectoria del bólido de fuego, que se marca en color negro en la imagen.

El asteroide entro a una velocidad de 14 Km/s (catorce kilómetros por segundo), velocidad  relativamente lenta, con una alta probabilidad de haber caído en algún lugar cercano a la Bahía Norte (North Bay).
Se están efectuando completos estudios de las grabaciones de vídeo a fin de obtener resultados más exactos de la zona de impacto que permitirá evaluar la factibilidad de recoger eventuales restos del objeto.

Los puntos rojos  señalan en el mapa las cámaras de vigilancia que fueron utilizados para calcular la trayectoria del asteroide. Las altitudes del meteoro están señaladas como  85 y 39 kilómetros y son las medidas finales capturadas por la cámara de vídeo de San Mateo.
El meteoro se desintegró al explotar sobre el área de la Bahía de San Francisco (San Francisco Bay)  provocando con su estampido sónico, el remezón de las casas cercanas, pero siguió más allá del lugar indicado por la punta de la flecha. Se buscan eventuales restos que pudieran estar dispersos en el suelo en  lugares al norte de San Francisco.

En la tarde del 20 de octubre Peter Jenniskens comenzó a investigar un objeto que cayó sobre la casa de Lisa Webber, enfermera Administrativa de la Universidad de California (San Francisco Medical Center) que encontró el fragmento meteórico mostrado a continuación, el cual abrió un pequeño forado en el techo de su casa..


La roca encontrada por Lisa Webber: Novata del meteorito numerada N1. La escala es en pulgadas. Haga clic en la imagen para la versión de mayor resolución.

Lisa encontró esta piedra en su jardín, se trata de un objeto denso de 63 gramos y responde a un imán.

Fuente: Space Weather /Ames Research Center