viernes, 13 de enero de 2012

VIDRIO QUE SE AUTOLIMPIA (NANORECUBRIMIENTO)

Los avances nanotecnológicos ofrecen opciones que superan contingencias que antes nos parecían imposibles de lograr.
Investigadores del Instituto Max Planck para la investigación de polímeros, de Mainz y la Universidad Técnica de Darmstadt, están bastante cerca de lograr que en un futuro próximo, más cerca de lo que creemos,  no será necesario limpiar nuestros  lentes, los parabrisas y ventanales.
Una superficie de agua y el aceite que simplemente rebotan: El revestimiento superamphiphobic ni siquiera es húmedo por la baja viscosidad de aceite hexadecano, que se extendería también sobre una capa antiadherente. Por lo tanto, una gota del líquido primero rebota en la superficie antes de detenerse en él como una esfera casi perfecta. Las propiedades superamphiphobic surgen de la estructura de cristal de aspecto esponjoso, que los investigadores del Instituto Max Planck para la Investigación de Polímeros han desarrollado. (© Science / Xu Deng - MPI para la Investigación de Polímeros)
Los investigadores han utilizado hollín de velas para producir un recubrimiento transparente y superanfifóbico hecho de vidrio (Candle Soot as a Template for a Transparent Robust Superamphiphobic Coating).
El agua y el aceite ruedan sobre este revestimiento, sin dejar residuos; tanto es así, que se mantuvo cuando los investigadores dañaron la capa con un chorro de arena. Esta propiedad del material, es debido a su nanoestructura. Superficies selladas de este modo podrían  tener una gran utilidad en cualquier lugar, evitando contaminación o la molestia de una película de agua.
Hay dos razones por las cuales la sílice de esponja, el componente principal del vidrio, es tan bueno en repeler el agua y el aceite - en primer lugar, debido a que está recubierto con un compuesto de silicio fluorados, y en segundo lugar, debido a su estructura: es como si que se compone de innumerables esferas diminutas. Las superficies de las esferas de evitar que el material está mojado con aceite, incluso si esto fuera energéticamente más favorable. (© Science / Xu Deng - MPI para la Investigación de Polímeros)
El recubrimiento consiste en un material simple. La sílice, el cual es el principal constituyente de los vidrios.  El equipo investigador recubrió con un compuesto de silicio fluorado, que hace que la superficie repela el agua y el aceite.
Pero lo que hace realmente es la estructura de recubrimiento, el cual hace que el vidrio sea súper repelente al aceite y al agua. La estructura de la capa es semejante a una esponja, con un laberinto de poros desordenados, pero que está hecho de pequeñas esferas.
El recubrimiento no sólo podría mantener el agua y la suciedad alejadas de los cristales de los lentes y parabrisas de los coches sino, también, de las fachadas de cristal de los edificios de altura, y las ventanas o ventanales de casas.
En el ámbito médico, podrían evitar que los residuos de sangre o de líquidos contaminados se adhirieran al equipamiento médico.
Fuente: Euroresidentes-Nanotecnología-Boletin Oct. Nov. Dic. 2011 /  Nano Werk / Sociedad Max Planck