jueves, 11 de agosto de 2011

ALERGIAS - EVENTUAL CAMINO PARA EVITAR EFECTOS SECUNDARIOS

Estructura cristalina de la  proteína del receptor H1 de la Histamina
(crédito foto ICL)

Las alergias es la hipersensibilidad a una partícula o sustancia que se inhala, ingiere o toca produciendo reacciones o síntomas característicos.
Un equipo de científicos compuesto por expertos del imperial College de Londres, el centro del sincrotrón británico DLS, el Instituto Scripps de Investigación en California y la Universidad de Tokio, Japón, entre otros, ha logrado dilucidar la estructura molecular de la proteína del receptor H1 de la histamina, y también, observar cómo interactúa  con los antihistamínicos; abriendo un camino para el desarrollo   para una nueva generación de medicamentos antihistamínicos que sean eficaces contra las diversas alergias, sin causar efectos secundarios adversos, como la somnolencia, dolor de cabeza, náuseas, etc.
Esta información  es el punto de partida para el equipo de So Iwata,  al explorar en profundidad como la histamina pone en marcha reacciones alérgicas y cómo actúan  los fármacos para impedir que estas reacciones se activen.
La proteína del receptor H1 está presente en las membranas celulares  de diferentes tejidos de los seres humanos, incluyendo los de las vías respiratorias, la de los músculos vasculares e intestinales y los del cerebro. Se enlaza la histamina, que es una parte importante del sistema inmunitario humano, pero en ciertos individuos susceptibles puede causar una reacción alérgica injustificada y excesiva ante sustancias no perjudiciales, La función de los medicamentos antihistamínicos es impedir que la histamina se una a los receptores H1

Las alergias, aún cuando recrudecen en primavera/verano, siempre están presentes en la vida humana; lograr un producto sin efectos secundarios, será un gran paso que permitirá el alivio en quienes padezcan de alergias.
Fuente:SoloCiencia /

LA MEMORIA


Hay diversos factores que en el tiempo comienzan afectar la memoria de los seres humanos; la tensión, el estrés, la edad, muchas veces contribuyen en el olvido de cosas, situaciones, textos, etc., que se transforman en un serio problema, tanto a nivel personal, familiar, y en el entorno que rodea al individuo.
En el centro de Neurocirugía y Departamento de Psicología de la Universidad de California en  Davis, el equipo de investigación de Charan Ranganath, ha comprobado que los niveles de actividad cerebral, están correlacionados  antes de  intentar  recordar algo, con el éxito o el fracaso del intento.
Los investigadores  midieron  ciertos patrones  de ondas cerebrales en una especial frecuencia, que se conocen como oscilaciones theta, en cerebros de voluntarios durante una prueba de memoria.
Las ondas theta son típicas de un cerebro que está  concentrado de manera activa en algo. En la prueba, los voluntarios memorizaron una serie de palabras con un contexto relacionado y luego debieron recordar si las palabras las habían visto y el contexto en el cual las vieron
El equipo de investigación constató una clara correlación entre el patrón de ondas theta y la eficacia de los sujetos al recordar. Quienes presentaban una elevada actividad de ondas theta inmediatamente antes de ser invitados a recordar una palabra, eran quienes lograban recordarla.
Los resultados de esta investigación reducen la importancia del estímulo externo como detonante del acto de recordar algo que sólo hemos memorizado precariamente.
No está claro si las personas podemos, de manera voluntaria, poner a nuestro cerebro en un estado idóneo para recordar algo. Ranganath y sus colaboradores están ahora investigando esa posibilidad, con la esperanza de que pueda conducir al desarrollo de mejores tratamientos para la pérdida de memoria.


En el video adjunto, corresponde a una entrevista a la Dra. Mariela Quirinali, neuróloga, al dar una charla relacionada con enfermedades que afectan la memoria, y la importancia de una prevención e importancia del diagnóstico precoz.  La idea es preocuparse oportunamente cuando episodios de olvido comienzan a ser detectados.
Considerando que el tratamiento curativo no existe, hay que preocuparse cuando olvidamos y no recuperamos la información.
Fuente:SoloCiencia / Charla en el Consejo de la Mujer – 2011 YouTube