viernes, 5 de agosto de 2011

EL CEREBRO Y LAS MATEMÁTICAS

(*) Imagen: Representación abstracta  de la serie Fibonacci, encarnada en la arquitectura del nautilo

En la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, el equipo de investigación liderado por el profesor de psiquiatría, ciencias del comportamiento y neurología  Vinod Menon profundizando en los entresijos de cómo los niños desarrollan sus habilidades  en resolver problemas, hallaron que aprendiendo matemáticas durante un año, cambia de notable manera el funcionamiento del cerebro.
Este estudio ha sido el primero en  tocar un tema de cómo en un año de clases de matemáticas elementales, cambió el funcionamiento del cerebro en varios aspectos de manera significativa.
La investigación demostró que después del tercer curso, enfrentarse a los problemas matemáticos requiere de inesperados nuevos patrones de comunicación neuronal entre regiones del cerebro implicadas en el pensamiento numérico y la memoria de trabajo.
El período escogido  permitió en parte el hallazgo, por cuanto el estudio  estuvo centrado en los cambios cerebrales que se produjeron durante un año, entre el segundo y tercer curso, en vez de de orientarse a analizar los cambios que se producen  desde la etapa infantil hasta la adolescencia, o desde ésta a la edad adulta como es lo habitual en investigaciones de desarrollo mental.
A pesar de las muchas diferencias individuales, un año de escolarización tiene, como promedio, el impacto principal, o uno de los principales, sobre las habilidades mentales y el funcionamiento del cerebro.
El estudio revela que existen diferencias, respecto al modo de trabajar del cerebro, de un año al siguiente. No se trata tanto de cambios estructurales, sino de cambios en el modo en que las diferentes regiones del cerebro responden ante tareas aritméticas simples o complejas.
Fuente: Copilado de  SoloCiencia

(*) Imagen: La imagen que abre esta entrada, corresponde a a un abstracto de la serie Fibonacci, una operación matemática en que cada miembro es igual a la suma de los dos precedentes (1, 1,2,3,5,8…). La razón creada al dividir cada número de la serie por el que le sigue se aproxima al valor 0,618
Más información en