sábado, 2 de julio de 2011

ROSWELL 1947


El 03 de julio de 1947,  Mac Brazel, propietario de un rancho cercano a Roswell, descubrió restos de materiales extraños en sus tierras; el granjero avisó a la oficina del Sheriff local y al mayor Jesse Marcel de la base aérea del ejército,  en Roswell,  quien visitó personalmente el lugar.
El 8 de julio los periódicos informaban que “la fuerza aérea había capturado un platillo volador en un rancho de la región de Roswell”. Al día siguiente, el general de brigada en la base militar de Fort Worth (Texas), Ramey, a pedidio de Marcel,  identificó los restos como pertenecientes a un globo meteorológico; los periódicos  señalaron el desmentido diciendo “Ramey desmiente lo del platillo volante”.
El caso quedó cerrado; cualquier información relacionada con la caída o choque de una nave, recuperación de seres alienígenas fallecidos o vivos, fue persistentemente desmentida, insistiendo que los restos encontrados pertenecían a un globo de búsqueda secreto Mogul.
Los partidarios de la tesis extraterrestre han seguido sosteniendo que en Roswell se estrello una nave alienígena y que los propios militares que encontraron los restos se encargaron de ocultarlos.
Coincidencia o no, llama la atención que en el mismo año y solo con diferencia de días, Arnold ve objetos parecidos a  “platillos volantes” (24 de junio) y luego (03 de julio) en Roswell  se habría estrellado una nave extraterrestre.
1947 fue sólo el año que se da como inicio a un ordenamiento en la información que habla de seres y naves alienígenas; existen eventuales evidencias desde épocas remotas (dibujos rupestres, inscripciones en pirámides, pinturas, o escritas – La  Biblia – el Poema de Gilgamesh- La  Iliada – Stonehenge – Moais en Rapa Nui -  figuras de Nazca) que hacen pensar la posibilidad de no estar solos en tan vasto universo.
De todas maneras, si alguna vez conocemos la verdad, esta será mucho más fantástica que la realidad.