sábado, 23 de abril de 2011

APIS MELLIFERA (ABEJA)



APIS MELLIFERA – FAMILIA: HIMENÓPTEROS – NOMBRE: ABEJA

Hay noticias que dentro de la vorágine informativa, hace que pasen desapercibidas, aparentemente noticias menos relevante, pero que en el largo plazo, pueden convertirse en eventos inquietantes. 
Una pregunta de una persona amiga, me permitió recordar que algo pasaba con este maravilloso insecto. 
La pregunta fue: ¿Que  pasa con las abejas?

Apis Mellifera, es el nombre científico de nuestra conocida amiga la Abeja, que tiene un  papel esencial en la polinización, permitiendo multiplicar las especies florales y el desarrollo de cultivos frutales; si no fuera por las abejas, no hay polinización.
Las abejas son extremadamente sensibles a la polución, se debe evitar tratamientos químicos nocivos sobre cultivos frutales, la destrucción de setos vivos que orillan los campos ricos en plantas melificas, abandonar el cultivo de alfalfa o trébol que son grandes productores de néctar.

Se cita que Albert Einstein habría dicho:”Si la abeja desapareciera de la superficie del planeta, al ser humano le quedarían cuatro años de vida”.
Si realmente Einstein lo dijo, no lo sé, entiendo  que no hay registro conocido de que haya expresado la frase. Pero lo que está sucediendo con las abejas, adquiere una importancia que no podemos obviar.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente –PNUMA - (UNEP siglas en inglés) publicó un informe en el cual alertaba de la muerte masiva de abejas a nivel mundial y de cómo este colapso afectaría la producción mundial de alimentos.
Este fenómeno no es nuevo, en 2007  Estados Unidos sufrió una catástrofe fuerte debido al desorden que hizo colapsar las colonias de abejas, dejándola con menos polinizadores de los últimos 50 años. Si unimos esta puntual situación norteamericana al declive en las colonias de abejas que se viene produciendo desde 1960 en Europa, y que  se acelera desde 1998, la situación se hace preocupante.
En Asia, China específicamente, han tenido que hacer frente a síntomas complejos como así mismo las granjas en Japón han debido enfrentar cuantiosas pérdidas a las que se  agregan  las consecuencias del terremoto recién pasado y los problemas de las plantas nucleares dañadas.
En África, granjeros cercanos al río Nilo, informan del deterioro que se ha iniciado en su producción apícola.

La ONU ha advertido de las consecuencias de este declive, por cuanto las abejas son los principales indicadores a temprana hora de los impactos que pueda tener en la alimentación humana y en la vida animal y vegetal.
La razón es que hay unas cien especies de cultivos que cubren un alto porcentaje del alimentos del planeta y de los cuales, alrededor de las ¾ partes es polinizado por abejas.
Los múltiples factores que afectan la colonia global de abejas y demás insectos polinizadores, se deben en su mayoría como los seres humanos han ido cambiando las reglas de la naturaleza que soportan la vida en nuestro planeta Tierra.
El uso de insecticidas perjudiciales extendida en todo el planeta, la polución que nos afecta, productos químicos en la agricultura que incluye insecticidas sistémicos, y los usados para proteger las semillas, son desencadenantes de la pérdida de colonias de abejas debido a su toxicidad en gran parte del globo.

Si unimos el cambio climático, la globalización del planeta que permite el traslado de productos de un extremo a otro rápidamente, puede ser causante de los cambios en su ciclo de floración de las plantas, y el patrón de precipitaciones que puede afectar cantidad y calidad del néctar. Se estima que unas 20.000 especies de plantas con flores, de las que dependen las abejas para comer, pueden perderse en la próxima década si no se hacen esfuerzos para su conservación.

En cuanto a la producción apícola nacional, existe seria preocupación por esta amenaza ante la rápida disminución de abejas en Chile. Una de las razones es la sequía que esta marchitando  las fuentes florales sustento principal de las abejas, estimándose una baja en la producción de miel entre el 60% al 70% según la  Asociación Nacional de Apicultura, que afectara la producción de paltas y manzanas de exportación que se producen con la ayuda de la polinización.
Puede eventualmente utilizarse una polinización manual o por el viento, pero son métodos de alto costo y menos eficiente que la apicultura.

La industria apícola chilena, juega un importante papel en la expansión de la industria nacional; muchos apicultores llevan una existencia semi-nómada atravesando desde la zona de Valparaíso a Bío-Bío para explotar diferentes estaciones de floración. De no llegar las lluvias o la autoridad no crea regimenes  de ayuda integral, la situación puede llegar a ser insostenible.
Recién las autoridades se están dando cuenta de la pérdida por las abejas. La exportación en 2010 por miel fue de U$ 21 millones de dólares y U$ 1 millón por exportar abejas reinas vivas, montos que el presente año se ve seriamente amenazado.
El futuro de la humanidad, está en nuestras propias manos, estamos por superar los 7.000 millones de habitantes en el planeta, de no producirse profundos cambios que aseguren una recuperación de lo perdido, los cuatro años de la frase atribuida a Einstein, pueden convertirse en una realidad que afectara a la humanidad irreversiblemente.
http:/www.extraconfidencial.com/articulos.asp?idarticulo=6801
Referencias: mercopress.com.