lunes, 28 de marzo de 2011

CAMBIO DE HORA

Imagen: La Persistencia de la Memoria - Salvador Dalí (1931) 
(para el tema: La hora derretida)

Una vez más, se posterga el cambio de hora; el Gobierno tomó la decisión de alargar el horario de verano, hasta entrado el invierno; al mismo tiempo, lo acorta, por cuanto su duración sería hasta el tercer sábado agosto, reduciendo la hora de invierno a 4 meses.

Esta iniciativa,  se ampara en el subterfugio  que existe estrechez energética y reducción de la delincuencia. No se conocen antecedentes estadísticos que avalen la decisión (los datos estadísticos son manipulables según lo que se desea).
Reducción de la delincuencia, ella sigue actuando mejor porque tendrá mayor período de oscuridad para ejercer su oficio; reducción energética,el gasto energético de empresas del estado y particulares, se incrementa debido al mayor período de oscuridad y bajas temperaturas, que obliga mantener luces y calefacción encendidas.

Como afecta a la clase trabajadora: Para una buena gestión, es indispensable dormir bien, que no se tenga insomnio, la falta de descanso ante una situación de tener que levantarse en la oscuridad de la mañana, los problemas inherentes a la locomoción para ir a su fuente de trabajo, posteriormente la vuelta también ya oscureciendo (y si trabajan extraordinario, que es habitual, vuelven de noche), provocan ansiedad, cansancio, estrés y depresión; enfermedades que de no ser diagnosticadas a tiempo, son una incremento de carga  que deberá atender la salud pública. Una buena calidad de vida exige tener una buena calidad de sueño.

El horario que conocemos y que rige la vida del país, es el de invierno, no corta, pero minimiza las consecuencias indicadas, de no relgularizarce  definitivamente, habrá que afrontar las consecuencias que ello conlleva.