jueves, 10 de febrero de 2011

Imagen: Arteria con aterosclerosis - crédito de la foto: Nephron

Un equipo de equipo de investigadores de la Universidad Columbia en la ciudad de Nueva York, lograron aislar bacterias de un hombre de 78 años de edad que había sufrido previamente un ataque al corazón.
Los investigadores utilizaron cultivos celulares para estudiar la estructura genética de los tejidos y buscar la presencia de bacterias que pudieran ser cultivadas y desarrolladas para su análisis. Además, observaron cinco pares de arterias, unas enfermas y las otras sanas. Cuando cultivaron las células del bacilo Enterobacter hormaechei procedentes del tejido del paciente, las bacterias aisladas resultaron ser resistentes a múltiples antibióticos. Sorprendentemente, este microbio, conocido por su implicación en infecciones del torrente sanguíneo y otras enfermedades que pueden llegar a ser mortales, apareció en cifras muy altas en los tejidos arteriales enfermos, pero no en los sanos.
Los datos sugieren que una infección crónica podría subyacer en el proceso de la aterosclerosis. Esa infección puede comenzar por la propagación de las bacterias a través de diferentes "puertas" en la pared vascular, como sucede en el caso de una persona con una infección intestinal.
Entonces las bacterias pueden tener acceso a los vasos sanguíneos a través de diferentes vías, y penetrar en sus paredes vasculares donde pueden crear infecciones secundarias que, según se ha demostrado, son capaces de conducir a la formación de las placas.
Copilado de http://www.solociencia.com/medicina/11021003.htm