lunes, 7 de febrero de 2011

LONGEVIDAD

¿Cuántos años pueden vivir los seres humanos? Es una pregunta muy frecuente, que nos hemos hecho en algún momento de nuestra vida. Sin embargo, los científicos coinciden en que las respuestas comunes que hasta no hace mucho se daban a esa pregunta se han vuelto obsoletas. En la actualidad no se puede establecer un límite claro de longevidad. Datos científicos muestran que todos los años se rompen récords. Actualmente, no sólo existe un número notablemente creciente de centenarios, sino también de más y más seres humanos que viven más allá de los 110 años, los supercentenarios.
Investigar la vida humana por encima de los 100 años de edad siempre ha sido difícil para los demógrafos. La ciencia se ha topado con muchos mitos. La mayoría de los casos de personas que parecen ser las de más edad del mundo son prometedores a primera vista, pero luego no se pueden verificar debidamente.
Existe en la actualidad un  proyecto internacional, investigadores en 15 naciones culminaron un trabajo realizado durante los últimos diez años, y que consistió en buscar dentro de sus países a personas que alcanzaron la edad de 110 años o más. En total, encontraron a más de 600 supercentenarios (en Estados Unidos, Canadá, Japón, Australia, Francia, Italia, España, Alemania, Suiza, Bélgica, el Reino Unido y los países nórdicos). De los 600 encontrados, cerca de 20 vivieron más de 115 años.
Este equipo internacional de investigación ha reunido por primera vez una base de datos de las personas más viejas del mundo, esas que vivieron más allá de su cumpleaños número 110.
Durante la búsqueda de estos supercentenarios y el intento de encontrar documentación precisa y fiable sobre su edad, los investigadores no sólo recopilaron datos para propósitos científicos, sino que también documentaron las historias y sabiduría personales de esas personas que vivieron más de un siglo. Ahora han publicado sus descubrimientos y las historias de muchos de sus sujetos de estudio en el libro "Supercentenarians", el cual fue coordinado por el Instituto Max Planck para la Investigación Demográfica.
Encontrar supercentenarios fue una tarea inusual para los demógrafos, ya que no podían confiar en los métodos estadísticos estándar. En cada país, los científicos diseñaron su propia estrategia para identificar candidatos probables a supercentenarios, y luego comprobaron de manera fehaciente sus edades valiéndose de documentos oficiales que confirmasen sus fechas de nacimiento y de muerte (o edad actual si aún vivían).
Sin embargo, tuvieron que afrontar bastantes desafíos. A finales del siglo XIX, cuando nacieron los supercentenarios, muchos países no tenían un registro central de nacimientos, y con frecuencia los documentos originales se perdían, extraviaban o quedaban olvidados. Así que los científicos necesitaron buscar entre una gran cantidad de certificados, listas de censos, registros de defunción, expedientes de universidades y organismos de salud y seguridad para identificar a los supercentenarios.
La titular del récord en longevidad es aún la francesa Jeanne Calment, quien murió en 1997 a la edad de 122 años. El libro "Supercentenarians" explica su vida, incluyendo cómo conoció personalmente al pintor Vincent van Gogh cuando ella tenía 13 años.
La larga vida de Chris Mortensen es también detallada en el libro. Nacido en Dinamarca, murió a los 115 años en Estados Unidos. Poseyendo aún el récord como el hombre que más años ha vivido, a su avanzada edad todavía fumaba cigarrillos.
La misma edad alcanzó la holandesa Hendrikje van Andel-Schipper.
Elizabeth Bolden, afroamericana, llegó a contar en vida con diez descendientes que eran hijos de tataranietos suyos. Además llegó a cumplir los 112 años de edad con sus facultades mentales en buen estado.
Esto último ilustra un rasgo bastante común en las personas supercentenarias: Asombrosamente, muchas de ellas no se ven afectadas, hasta poco antes de su muerte, por las enfermedades mentales que acaban padeciendo bastantes personas ancianas.
Ahora los investigadores desean expandir el uso de la Base de Datos Internacional sobre Longevidad y emplear la información que alberga para investigar la mortalidad a edad avanzada y las causas de una vida tan longeva.  Hasta el momento, lo único que se sabe con certeza es que ser mujer es claramente ventajoso, ya que el noventa por ciento de quienes celebraron su cumpleaños número 115 fueron mujeres.
La investigación antes expuesta, hace pensar que un incremento lento pero sostenido de longevidad humana, obligará a la humanidad evaluar el futuro que se avecina. Nececitará una mayor cantidad de alimentos, de energía, de trabajo, vivienda, salud. Socialmente y politicamente tendrá que revisar los parámetros que limitan la jubilación del individuo, aumentar opciones de trabajo  que puede ofrecer a la juventud versus un lapso más extenso de actividad productiva debido a la longevidad, etc.  
La IDL (siglas en inglés de Base de Datos Internacional de Longevidad) es el primer registro internacional fiable antecedentes verificados científicamente: