jueves, 11 de noviembre de 2010

EL SOL Y SUS PELIGROS


Estamos en primavera y sentimos que el verano está próximo, el calor del sol nos quema y agota. Por consiguiente, es  recomendable observar algunos cuidados especiales en esta época del año.
  • Debemos hidratar y limpiar muy bien nuestra piel; consumir al menos 2 litros de líquidos al día y aumentar el consumo de frutas y verduras, que aportan las vitaminas que nuestra piel necesita para defenderse.
  • La radiación solar mancha, envejece, provoca un daño agudo, quemaduras, daño  crónico, lo que puede traducirse en la aparición futura de cáncer de piel.
  • De exponerse al sol o agua clorada, es necesario ducharse. Todos los días limpiar la piel con productos  que no alteren su acidez, que no irriten, pero que ayuden a eliminar la grasa y suciedad acumuladas. 
  • Importante es no compartir toallas con otras personas; secarse los pliegues correctamente para evitar la aparición de hongos en la piel (micosis superficiales).
  • La hidratación debe ser diaria,el calor reseca la piel. Los productos perfumados y aceites emulsionados no utilizarlos, por cuanto pueden causar alergia.
  • Usar prendas de vestir oscuras, ellas son capaces de detener la radiación ultravioleta.
  • Evite ropa o zapatos fabricados con materiales que favorezcan la aparición de hongos por la creación de un ambiente húmedo.
  • Si es alérgico es recomendable evite utilizar ropa sintética o de lana preferible  usar  ropa de algodón.
  • Usar un protector solar con un factor superior a 20, media hora antes de la exposición solar, reaplicar en caso de sudor o de exposición al agua, ya que estos últimos lo eliminan.
  • Reducir al mínimo la exposición al sol entre 10:00 AM hasta las 16:00 PM, especialmente al medio día, es la máxima intensidad de radiación ultravioleta.