martes, 9 de noviembre de 2010

LA MEDITACIÓN POTENCIA LA SALUD CELULAR

 Los cambios psicológicos positivos que propicia la meditación están relacionados con un aumento de la actividad de la telomerasa, una enzima esencial para el mantenimiento de la salud celular del organismo. Esto es lo que revela un estudio realizado por científicos norteamericanos, que es el primero en relacionar el bienestar y los cambios psicológicos que ayudan a enfrentar el estrés con un aumento de dicha enzima. Los resultados obtenidos vienen a sumarse a los de otros estudios, que apuntan a que esta práctica es altamente beneficiosa, tanto para la salud mental como para la salud física del ser humano.
Según explica Clifford Saron, investigador del UC Davis Center for Mind and Brain y uno de los autores del estudio, en un comunicado emitido por la UCDavis, lo que se ha descubierto es que la meditación promueve cambios psicológicos positivos y que la gente que medita muestra los mayores progresos en diversas mediciones psicológicas. Asimismo, presentan los más altos niveles de telomerasa.
La conclusión a la que llegan los científicos es que la meditación aumenta el bienestar psicológico humano y, en consecuencia, puede incrementar la actividad de la telomerasa en las células inmunes, lo que aumenta la longevidad celular.
En definitiva: el bienestar mental propiciado por la meditación puede tener un profundo efecto en los aspectos más fundamentales de la fisiología humana.
La investigación realizada se enmarca en un proyecto de la UCDavis denominado
Proyecto Shamatha, en el que se están analizando los efectos de la meditación intensiva en cuerpo y mente.

En el presente estudio, los científicos midieron la actividad de la telomerasa en 30 participantes del Proyecto Shamatha, tras tres meses de entrenamiento en meditación intensiva.
Durante estos tres meses, los voluntarios meditaron dos veces cada día, un total de seis horas diarias, publica la revista Psychoneuroendocrinology.
Al finalizar el plazo de tres meses, los científicos pudieron constatar una actividad incrementada de la telomerasa (de alrededor de un tercio más) en los glóbulos blancos de los participantes que habían completado el retiro para meditar, en comparación con otras 30 personas que no habían meditado, y que pertenecían a un grupo de control.
Los voluntarios que meditaron también mostraron un incremento en ciertas cualidades psicológicas beneficiosas, como el control percibido (creencia en la propia capacidad de influenciar o controlar eventos vitales y en que uno puede provocar cambios deseados), la atención (capacidad para observar las experiencias personales de manera no reactiva) y el sentimiento de propósito vital (la percepción de la propia vida como si ésta tuviera un sentido, fuera importante y estuviera relacionada con objetivos a largo plazo y con valores).
Por último, los participantes en el estudio experimentaron una reducción de la neurosis o de las emociones negativas.
Fuente:
http://www.tendencias21.net/La-meditacion-potencia-la-salud-celular_a5045.html?preaction=nl&id=9592021&idnl=77743&

TENSIÓN ARTERIAL Y LA SANDÍA

Ésta es la primera investigación de este tipo en seres humanos. Arturo Figueroa y Bahram H. Arjmandi han descubierto que cuando seis gramos del aminoácido L-citrulina/L-arginina, extraído de la sandía, se administra diariamente durante seis semanas, se observa una mejoría de la función arterial, y en consecuencia, una reducción de la presión arterial aórtica, tal como han comprobado en las nueve personas prehipertensas que han sido sujetos de estudio (cuatro hombres y cinco mujeres postmenopáusicas, de entre 51 y 57 años).
Estos resultados sugieren que ese producto tiene un efecto vasodilatador, y que puede impedir que la prehipertensión progrese hacia la hipertensión en toda su plenitud, un serio factor de riesgo de ataques al corazón y derrames cerebrales.

Dado lo alentador de las evidencias obtenidas en este estudio preliminar, sus autores esperan proseguir con esta línea de investigación, e incluir un grupo mucho mayor de participantes en el próximo estudio.

La sandía es la fuente natural comestible más rica en L-citrulina, que está estrechamente relacionada con la L-arginina, el aminoácido necesario para la formación de óxido nítrico, esencial en la regulación del tono muscular y para tener una presión arterial saludable.
Una vez en el cuerpo, la L-citrulina se convierte en L-arginina. Ingerir directamente L-arginina como un suplemento dietético no es una opción válida para muchos adultos hipertensos, ya que puede causar náuseas, malestar gastrointestinal y diarrea.

Por el contrario, la sandía es bien tolerada. Los participantes en este estudio piloto no experimentaron efectos adversos. Y, además de los beneficios vasculares de la citrulina, la sandía aporta una abundante cantidad de vitaminas A, B6 y C, fibra, potasio y licopina, un potente antioxidante.

Las enfermedades cardiovasculares siguen siendo la principal causa de muerte en Estados Unidos y otras naciones. Aproximadamente el 60 por ciento de los adultos en EE.UU. son prehipertensos o hipertensos.
Fuente:
www.solociencia.com
http://www.facebook.com/pages/Solo-Ciencia/162748677088833